SINTERING THE FUTURE
  



A partir de los procesos básicos, se dan diferentes operaciones complementarias con la finalidad de perfeccionar estas piezas sinterizadas. Generalmente están sujetas a procesos adicionales como calibrado, granallado y mecanizado, estos son los más destacados, con el fin de alcanzar tolerancias más estrechas y propiedades específicas para aplicaciones particulares, propiedades que no pueden conseguirse mediante el ciclo básico.


Calibrado

La mayoría de las referencias fabricadas en esta planta necesitan este proceso. Una vez pasado los procesos básicos la pieza sale con forma y resistencia, pero las especificaciones y necesidades de los clientes sobre las piezas obligan a perfeccionar al milímetro la forma de la pieza. En esta fase se perfecciona la pieza gracias a los troqueles fabricados en el departamento de troquelaría y se le da la forma exacta que necesitan los clientes.

 

Granallado

El granallado es el proceso que se utiliza para limpiar fortalecer y pulir la pieza, dejándola suave y sin impurezas. Consiste en acelerar mediante turbinas un abrasivo que impactará sobre la superficie de la pieza. Cuando la pieza sale del sinterizado es una pieza rugosa y áspera. Una vez pasada esta fase, consigue un grado excelente de limpieza y decapado.

Mecanizado

En esta sección, se dan las operaciones de transformación necesarias a la pieza gracias a la separación, limada y eliminación del material.

Tratamiento al vapor

Es un ciclo térmico de oxidación controlado de un acero, realizado en hornos continuos con la atmósfera de vapor de agua. Se aplica para aumentar la resistencia a la compresión del componente y mejorar la resistencia a la corrosión ambiental.

Tratamientos térmicos

Estos tratamientos tienen como objetivo modificar las propiedades de un material, aumentando la resistencia y la dureza de este. En MFS utilizamos los tratamientos de carbonitruración y la cementación para conseguir los mejores resultados en nuestras piezas.

Encasquillado

Se coloca el casquillo en la pieza una vez esta haya por los anteriores procesos. El casquillo aumenta la resistencia de la pieza final.

Rectificado

En este proceso se realizan mecanizados de piezas por abrasión, eliminando material de una pieza a fin de darle forma y moldearla. El  rectificado es habitualmente un proceso de acabado de piezas, utilizándose en la etapa final de fabricación, para mejorar la tolerancia dimensional y el acabado superficial del producto. El rectificado es una operación de mecanizado realizada en piezas que demandan medidas y tolerancias exigentes, ya sean geométricas, dimensionales o de acabado superficial.

Teflonado

Es una aportación de Politetrafluoroetileno, mas conocido como Teflón, en la superficie del componente, que modifica las propiedades superficiales sin cambiar la composición química del metal base. Se aplica con la intención de reducir el desgaste y fricción de la pieza, protegiéndola contra la corrosión.

Inspección visual

Una vez las piezas pasen los anteriores procesos pasan a la penúltima fase productiva, la inspección visual. En este proceso es donde se analiza la pieza en busca de algún defecto. Contamos con tres máquinas de ultima generación en inspección visual, y 5 operarios trabajando en la misma función. Esto es debido al alto ritmo de fabricación que llevamos en los últimos años. 

El trabajo de la máquina de inspección visual es sencillo, a través de láser, si la maquina detecta alguna imperfección en la pieza la descarta y no la deja seguir el proceso de las piezas correctas.

Embalaje

Descartadas las piezas defectuosas, se embalan en cajas con el logotipo de MFS. Este proceso, al igual que el anterior, se hace de forma automatizada y manual. La máquina embaladora recibe las cajas y va colocando las piezas automáticamente.

 
Llamada
Correo electrónico